Blogia
Cartas a Michelle

HIJO DE DESAPARECIDO SE DIRIGE A BACHELET - CONDENA POR EL CASO LEJDERMAN

Misia Bachelet

 

Este joven es muy respetuoso, pero le esta diciendo bien clarito que el Consejo de Defensa del Estado, además de inverecundo es impresentable.

La saludo con el cabreo habitual

Maximo Kinast

 

ESTA ES LA CARTA QUE LE ENVIA  ERNESTO LEJDERMAN AVALOS: 

Ciudad de Buenos Aires, 21 de diciembre de 2007


El pasado 18 de diciembre, la Corte de Apelaciones de Santiago (Chile) condenó a diez años de cárcel a tres ex oficiales del ejercito pinochetista; Fernando Santiago Polanco Gallardo, Luis Fernández Monje y Héctor Vallejos, por el homicidio de mis padres, Bernardo Lejderman (argentino) y María Avalos Castañeda (mexicana), en diciembre de 1973, en el norte chileno, en un paraje cercano a la frontera con argentina.

Con mi abogado Héctor Salazar consideramos que es un fallo ejemplar, manifiesto mediante la presente, mi satisfacción y agrado por este gran acto de justicia, y el único punto de observación que tengo como hijo es que se ha absuelto al responsable intelectual, Ariosto Lapostol, quien en ese momento revestía el cargo de jefe del Regimiento Arica desde donde partió la orden de asesinar a la pareja extranjera (mis padres).

Hoy, en la embajada chilena en argentina le presente a la Señora Presidenta de Chile Michelle Bachelet, una carta en donde le transmito mi gran alegría por el fallo emitido y también le reconozco y le agradezco el acompañamiento que tuvo como Ministra de Defensa y luego como Presidenta de Chile, tanto en la colaboración de la investigación del crimen de mis padres como en la organización del funeral de mi padre en diciembre de 2006.

También le señalo mi reconocimiento por su firme convicción de garantizar verdad y justicia para los crímenes perpetrados por la dictadura pinochetista, tal es la importante y fundamental tarea, que a diario realizan los abogados del Programa de Derechos Humanos del Gobierno de Chile, quienes también aportaron en los alegatos a favor de justicia en el crimen de mis padres.

Pero lo contradictorio y penoso es tener que enterarme que el mismo estado que defiende la justicia, fue parte mediante el CDE (Consejo de Defensa del Estado) de alegar en contra de la justicia, pidiendo la exhimición de la responsabilidad que le compete al estado con todas sus obligaciones y deberes.

Los argumentos son bastante burdos, por ejemplo plantea que la acción civil se encuentra prescripta luego de los cuatro años de haberse cometido el crimen, y entonces me pregunto como era posible que pudiera luego de 4 años, con seis años de edad y siendo el único sobreviviente presentarme ante la dictadura de Pinochet para pedir justicia?

Por otro lado el CDE transmite a la justicia que yo como familiar debo comprobar el dolor moral sufrido, habiendo presenciado el crimen de mis padres con dos años de edad, pienso que cualquier ser humano puede entender el gran dolor que he padecido. Así lo han entendido también los jueces de la Corte de
Chile.

En la solicitud que le he entregado a la Señora Presidenta le trasmito preocupado tal inquietud, para que se respete el fallo de la Corte y para evitar que nuevamente se presente el CDE ante la Corte de Chile afirmando que el crimen prescribió, o sea, ignorando que los crímenes de lesa humanidad son
imprescriptibles, tal como lo ha señalado el reciente fallo ejemplar de la Corte de Apelaciones de Santiago y tal como lo señalan los Tratados Internacionales.


Ernesto Lejderman Avalos

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres