Blogia
Cartas a Michelle

LA TIERRA DE RIGOBERTA MENCHU...

LA TIERRA DE RIGOBERTA MENCHU...

EL SIGUIENTE COMENTARIO ES DE RESPONSABILIDAD DE POLITICA CONO SUR:

Según www.elmostrador.cl/ "La Presidenta Michelle Bachelet, instó a las mujeres guatemaltecas a continuar luchando por sus derechos políticos y económicos, y advirtió que sin "paridad de género" la democracia no estará completa."

La nota periodística agrega:

"La actividad, que fue organizada por la Secretaría de la Mujer de la Presidencia de Guatemala, contó con la participación de la primera dama de este país, Wendy de Berger, funcionarias de Estado, líderes políticas y sociales, activistas humanitarias y estudiantes."

"Bachelet, la primera mujer en convertirse en presidenta de Chile, fue ovacionada por las asistentes al acto, quienes le ofrecieron obsequios de telas multicolores elaborados por mujeres indígenas guatemaltecas."

Hacia el final, la nota periodística informa:

"Antes de concluir su visita oficial a Guatemala, Bachelet será distinguida por la estatal universidad de San Carlos de Guatemala con un doctorado honoris causa, en reconocimiento "a sus altos méritos profesionales desplegados en el campo de la salud, así como por sus años de lucha política contra la dictadura militar"."

***

Al respecto nos permitimos recordar que como Ministra de Salud, Bachelet fue un fracaso pues prometió terminar con las colas de espera en los centros de salud, las cuales sólo se alargaron y multiplicaron, y el entonces Presidente Lagos la tuvo que cambiar al Ministerio de Defensa para rescatarla. En cuanto a "sus años de lucha política contra la dictadura militar" sólo se le conoce una relación de pareja con un miembro del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, una época que la Presidenta elude recordar.

Con todo, lo que resulta patético e irrisorio es que vaya precisamente a la tierra de Rigoberta Menchú a dictar cátedra sobre los derechos políticos de la mujer en circunstancias que llega atrasada varios años luz en relación a Rigoberta.

Demás está decir que la pequeño-burguesa Michelle Bachelet omitió mencionar a Rigoberta en todos sus discursos.
De hecho, según www.univision.com/ "Bachelet no hizo [públicamente] ninguna alusión a Menchú, con quien conversó brevemente ayer [19 de marzo] en el Palacio Nacional de la Cultura [...]".

El mismo medio www.univision.com/ agrega que "En la actividad [de Bachelet con mujeres guatemaltecas] fue evidente la ausencia de la Premio Nobel de la Paz 1992, la líder indígena guatemalteca Rigoberta Menchú, quien estaba invitada para participar, pero que no llegó, según fuentes de la Fundación que lleva su nombre, "porque debió cumplir con otros compromisos importantes"."

Rigoberta podrá ser de origen indígena y modesto, sin mayor educación formal, pero de una trayectoria política y humanitaria que sobrepasa con creces todo lo que pueda haber hecho la oportunista Bachelet, una figura del marqueteo de imagen chileno.

A continuación una interesante nota sobre Rigoberta Menchú

escrita por la periodista Verónica Gago:

En un complejo escenario político –cerca de mil feminicidios en los últimos cinco años, más de 35 de guerra civil, 200 mil víctimas entre muertos y desaparecidos y la impunidad sobrevolando sobre estas cifras–, Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz en 1992, será la primera candidata indígena a la presidencia en la historia de Guatemala

Por Veronica Gago/ Las 12/ 16 de marzo de 2007

La guatemalteca Rigoberta Menchú –Premio Nobel de la Paz en 1992– confirmó hace algunos días que se postulará como candidata a presidenta por su país para los comicios de septiembre. Además de ser la primera candidata mujer en la historia de Guatemala, de ser electa, Menchú marcaría un hito: sería la primera mujer indígena de América latina en llegar a ese puesto. Hace apenas un mes lanzó el movimiento político maya Winaq, que significa “equilibrio e integridad”. Menchú irá a elecciones en alianza con el Partido Encuentro por Guatemala (PEG), otra fuerza creada también por una mujer, Nineth Montenegro, diputada y fundadora del Grupo de Apoyo Mutuo que aglutinó desde 1984 a madres, esposas e hijas de desaparecidos que se fueron encontrando en morgues, hospitales, cárceles y destacamentos buscando a sus familiares. Montenegro, al darse a conocer la alianza, declaró: “No recuerdo que haya habido en la historia del país un encuentro de dos mujeres a este nivel (...); es un proceso histórico en el que asumimos un compromiso ético y moral para sacar adelante al país, y buscamos ser un ejemplo de armonía para conseguir seguridad integral y la reestructuración del Estado”. Menchú, a su vez, señaló que antes de conocerse su candidatura un 50 por ciento del electorado había declarado no querer votar, por desconfianza con los partidos tradicionales; con su anuncio, dijo, “se ha producido un terremoto que cambia la fisonomía del país” y aclaró que “los guatemaltecos han creado fantasmas y temores. Tenemos que decir que las mujeres y los indígenas no lo somos”.


Menchú, en diversas declaraciones a la prensa, ya empezó a definir el perfil de su candidatura: “Nos urge crear un modelo intercultural basado en la inclusión. Nuestra candidatura es un termómetro para medir hasta dónde el sufrimiento del conflicto armado sigue vigente en la población, para ver si hemos abandonado los pensamientos radicales de racismo, de fascismo, de extremos. Queremos ser la referencia de una juventud que no es izquierda ni derecha, ni vivió la guerra. Nos toca escuchar”, sintetizó.

Asi me nacio la conciencia... La historia de Menchú –hoy de 48 años– espeja buena parte de la larga y compleja guerra civil guatemalteca: su militancia la obligó a exiliarse en 1981 y recién pudo regresar al país en 1996, luego de que se firmaran los Acuerdos de Paz. Sin embargo, ya desde 1983 se hizo conocida en el mundo entero gracias a la publicación del libro Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia, que vio la luz cuando ella tenía poco más de veinte años. Se trató de un testimonio que esta mujer indígena maya-quiché, nacida en una aldea campesina del noroccidente de Guatemala, brindó a la antropóloga Elizabet Burgos (esposa de Régis Debray, el escritor francés que participó en la guerrilla del Che en Bolivia) durante una semana de grabaciones en París. El texto funcionó como relato de difusión de la realidad del campesinado indígena guatemalteco y los conflictos políticos que envolvían al país desde la década del ’60, llegando a traducirse en más de doce idiomas. Más tarde, a principios de los ’90, este libro también desató polémicas sobre la autenticidad de algunos tramos del relato. Menchú fue respaldada por decenas de intelectuales que vieron en esas acusaciones una campaña de descalificación en su contra. Sin embargo, la fuerza de aquel testimonio en el momento de su aparición radicó en que la palabra de Menchú asumía una voz colectiva: “Quiero hacer un enfoque (en) que no soy la única, pues ha vivido mucha gente y (este testimonio) es la vida de todos”. La cultura de los pueblos en el Altiplano guatemalteco es retratada bajo múltiples imágenes: la resistencia por los derechos a la tierra, los ritos de nacimiento, casamiento y extremaunción, la explotación del trabajo en los campos de algodón y café, la migración a la ciudad y la opresión de las mujeres tanto en las culturas ladina (no indígena, mestiza) como indígena. Pero también se retratan los caminos de organización y defensa que las poblaciones urbanas y campesinas protagonizaron en medio de la ofensiva represiva.

Asi nacio como candidata... El flamante movimiento Winaq fundado por Menchú no busca ser “exclusivamente indígena, sino una expresión multicultural y multilingüe”, declaró su líder. Además del PEG, acompañan su candidatura diversos intelectuales, líderes religiosos, activistas de derechos humanos y representantes de la mayoría de las 23 etnias indígenas de origen maya que habitan Guatemala y que son más del 40 por ciento de la población del país.

El contexto guatemalteco es de los más complejos de América latina: el genocidio tras casi cuatro décadas de guerra significó, según la Comisión de la Verdad, más de 200 mil víctimas entre asesinados y desaparecidos. Y la historia militar y paramilitar de crímenes sigue estando pendiente en términos de juzgamientos a los responsables.

Otra de las graves consecuencias del conflicto armado que se prolonga actualmente es el feminicidio, frecuentemente comparado en su gravedad con el de Ciudad Juárez en México.
Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, sólo entre 2001 y agosto de 2004 fueron asesinadas 1188 mujeres en Guatemala. Las mayoría de las víctimas fueron mujeres entre los 12 y 25 años, que viven en los barrios marginales de las ciudades. Según algunos medios informativos, en los dos primeros meses de 2007 han sido asesinadas 105 mujeres y otras 578 el año pasado, muchas torturadas y violadas antes de morir. Según ha reconocido el propio gobierno, apenas 25 casos fueron objeto de una investigación. En este complejo escenario, el diagnóstico que hace Menchú de la Guatemala actual tiene como prioridad la “seguridad”: el principal problema –dijo– es “cómo podemos enfrentarnos al crimen organizado. Junto con la corrupción y el narcotráfico, ha constituido una fuerza que no es paralela al Estado. Es realmente un Estado dentro de él. (...) Si la delincuencia organizada llega a los tribunales, al rato está libre, porque no se garantiza la seguridad del juez. Esta situación no se puede limpiar en un período de gobierno. Pero sí crear un plan adecuado de trabajo”, declaró Menchú en Madrid.

Algunos análisis ya señalan un eje indígena impulsado por Evo Morales en Bolivia y por la política del presidente Rafael Correa en Ecuador, a la que Menchú podría sumarse. Menchú respondió prudente a la insinuación: “Winaq debe usar su propio traje, tener su propio corte y confección. Somos hermanos, podemos aprender mucho de Ecuador, de Bolivia, de otros países. Occidente nos quiere uniformar, pero no somos uniformados, somos multicolores, así como somos diversos”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Xochitl -

Me parese importanticimo y genial la lucha que ha tenida esta mujer Rigoberta,apartir de un reportage del que concidero fraude electoral, me di a la tarea de luchar por mis ideales gracias a ella y su lucha HOY SE QUE DIA CON DIA puedo y devo luchar por lo que quiero YA BASTA DE TANTA INJUSTICIA ya es tiempo de tener el mundo y la vida que merecemos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres